Europa ‘abraza’ a las familias de los 43

Por: Ro

(Ginebra, Suiza, 4 de febrero del 2015).- Don Bernabé Abrajan, padre de Adán Abrajan de la Cruz, y Doña Hilda Legideño, madre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, llegaron el primero de febrero con poca ropa de invierno a Ginebra, donde la mañana del dos de febrero amaneció nevando.

Ayotzinapa asistió con la intención de visibilizar el caso de la desaparición forzada de sus hijos y de todas las personas desaparecidas forzadamente en México.

En el marco de la 8ª Sesión del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU llevada a cabo los días dos y tres de febrero del 2015, dos representantes de las familias de los 43 estudiantes desaparecidos asistieron a las reuniones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en el Palacio Wilson en Ginebra, Suiza.

Venían en compañía de una integrante del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y por una integrante del Centro Miguel Agustín Pro. En esta comitiva también se encontraba la señora Guadalupe Fernández de Coahuila, cuyo hijo José Antonio está desaparecido desde el 2009, y desde Chihuahua, la señora Olaya Dozal, madre de Alejandra Olaya Chanez, acompañada por una abogada del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEM).

En el caso de Ayotzinapa, “nos enteramos de que el gobierno iba a venir ante la ONU a dar su reporte, pero ya sabemos que cuenta puras mentiras, por eso quisimos venir para desmentirles todo eso”, afirmó Don Bernabé.

Así, en los encuentros privados con el Comité de la ONU pudieron expresar su versión de los hechos, denunciar “la poca intención del Estado para resolver sus casos”, las incongruencias de las investigaciones, las amenazas de las que han sido víctimas al igual que los estudiantes sobrevivientes de Ayotzinapa a lo largo de su lucha por la justicia y por la aparición de sus hijos y compañeros.

Por su parte, la delegación del gobierno de México que vino a defender su reporte estaba encabezada por el embajador Juan Manuel Gómez Robledo. El presidente de la Red Internacional de Derechos Humanos (RIDH), Ramón Muñoz, basada en Ginebra, afirmó que se trataba del “despliegue más grande de la delegación mexicana desde la creación de la CNDH”.

Aproximadamente 25 funcionarixs fueron movilizadxs para esta sesión, “nunca han habido tantas personas en una delegación mexicana, por lo general sólo suelen asistir 4 o 5 representantes”, agregó.

En esta ocasión viajaron funcionarixs de distintas instituciones: el Ejército, la Marina, la PGR, el gobernador de Coahuila, Humberto Moreira – quien ha sido ligado con el narco, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Comisión ejecutiva de Víctimas.

Del lado de la sociedad civil, la movilización también fue numerosa, diferentes ONG’s mexicanas e internacionales, observadorxs de colectivos europeos y periodistas independientes llenaron la sala.

El informe del Gobierno Mexicano –que fue presentado 2 años fuera del tiempo límite- expuso un avance enorme en la defensa de los DDHH, elogiaba sus acciones y sus firmas a convenios internacionales.

Sin embargo, los relatores del Comité de la ONU habían examinado y cuestionado el informe por escrito en octubre de 2014. Durante la sesión cuestionaron severamente y pusieron en evidencia el incumplimiento del Estado mexicano en diferentes puntos de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas.

Entre las preguntas realizadas se encontraban, por ejemplo: la falta de cifras oficiales claras, la falta de juicios y de investigaciones satisfactorias, el desinterés por investigar y rendir cuentas sobre las personas desaparecidas de la Guerra Sucia, la falta de protección a víctimas y a familiares de víctimas, la revictimización, la falta de compromisos para la no repetición, el problema de las y los migrantes centroamericanos, de lxs niñxs víctimas de trata, entre muchos otros.

Ante los cuestionamientos de lxs relatorxs, la delegación mexicana rebatió nuevamente con elogios sus acciones de reparación, de prevención, de protección a las víctimas, negando, en el caso de Ayotzinapa, el haber encontrado evidencias para considerar la desaparición de los 43 normalistas como desaparición forzada.

Por su parte, en el otro lado de la sala, los padres y madres de las víctimas, los integrantes de las ONG’s y de la sociedad civil reprobaban este informe y las respuestas.

Doña Hilda y Don Bernabé escucharon con rabia, por enésima vez, “el chisme que trae el gobierno”. “¿De qué sirve que digan que tienen mucha tecnología y muchas armas si no las han usado para ayudarnos? Al contrario, las han usado contra nosotros y contra los muchachos. La policía antimotines se nos ha parado enfrente, nos ha atacado y golpeado”, comentó Don Bernabé después de la sesión. “¿Y por qué no han enjuiciado al gobernador Ángel Aguirre ni al alcalde de Iguala y a su mujer?”, cuestionó Doña Hilda ante los medios.

La primera jornada fue larga dentro del recinto de los Derechos Humanos, padres y madres apenas tuvieron tiempo para comer algo entre las sesiones –compañerxs solidarixs les habían enviado unos tamalitos desde Francia- pero nunca se quejaron. “Ya nos acostumbramos a no comer, a veces allá en Tixtla y Ayotzinapa no comemos”, comentó Doña Hilda. “Además, nosotros a eso venimos, a difundir”.

Se dijo un tanto preocupada por haber dejado a su otro hijo en México solito “aunque ya está grande, ya tiene 18 años, pero me preocupa un poquito por cómo está la situación”. Luego preguntó si “¿de acá son los quesos y chocolates?”, y comentó que tal vez se llevarían unos a México.

Por la noche, Don Bernabé y Doña Hilda ansiaban salir a caminar “para desentumecer las piernas después de estar sentados tanto tiempo”. “No estamos cansados, esto no nos cansa. Es más cansado estar en las marchas bajo el solazo, tener que estar yendo a México, a otros lugares”.

Don Bernabé propuso: “Para quitarnos el frío mejor vamos a caminar, hay que darle la vuelta al lago”. La luz de la luna se reflejó en el lago de Ginebra y en los ojos de Don Bernabé y Doña Hilda.

En el segundo día de la jornada, los cuestionamientos siguieron por parte de los relatores y saludaron a la sociedad civil presente “así el diálogo tiene más voces y es más enriquecedor”. Sin duda, luego de esta sesión, las recomendaciones que recibirá el gobierno mexicano el día 13 de febrero serán bastante duras.

Por la tarde se llevó a cabo una manifestación en la Plaza de las Naciones organizada por la Coordinación por Ayotzinapa en Suiza.

Personas de Latinoamérica residentes en Ginebra y en otras ciudades de Suiza así como de Francia y la propia Suiza acudieron al llamado para mostrar su apoyo a los padres y madres de los 43 normalistas. Algunas les llevaban ropa de invierno y algunas golosinas. También se hizo un boteo que les fue entregado al final de la manifestación a la cual acudieron un centenar de personas.

Una de las integrantes del colectivo quien había diseñado la alcancía confesó haber metido su anillo de bodas “Yo estoy divorciada y ya no uso ese anillo. Sé que el dinero que les puedan dar por él les servirá más a ellos, allá en su lucha”. Otros colectivos europeos solidarios de ciudades en Alemania, Francia y Austria realizaron un envío espontáneo que les fue entregado la misma noche.

Doña Hilda y don Bernabé tomaron el micrófono y en nombre de las 43 familias, recordaron los hechos del 26 de septiembre. Acusaron al gobierno de no haber realizado una investigación satisfactoria, de haber mentido sobre los restos encontrados en las fosas comunes en Iguala y de haber cerrado el caso.

“Es por eso que nosotros no les creemos, ya no les tenemos confianza”. “Por eso estamos aquí en la ONU, venimos a pedir al Comité contra la Desaparición Forzada que nos ayuden, que le exijan a nuestro gobierno que resuelva este caso y que nos entregue a nuestros hijos”. Asimismo, agradecieron a los presentes el apoyo y el cobijo que han recibido: “vemos que aquí somos más de 43”.

La manifestación también cobijó a la señora Fernández de Coahuila. Ella expresó que ante este flagelo que azota a nivel nacional se han creado diversas organizaciones de familiares en búsqueda de sus hijas e hijos. “Sólo venimos 4 personas desde México, el boleto sale muy caro, por eso es muy importante que nos acompañen”.

En su intervención, la señora Dozal recordó el caso de su hija desaparecida desde 2009, y de las más de 300 personas desaparecidas de Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua. Con esto enfatizó que no se tratan de casos aislados, que desde hace algunos años el número de desaparecidxs ha ido en aumento sin que haya búsqueda alguna.

Según cifras de Amnistía Internacional, el número de personas desaparecidas en México se eleva a más de 23,000 de las cuales, 5,000 han desaparecido en 2014.

Al grito de “¡Vivos los llevaron, vivos los queremos!” terminó la manifestación y los asistentes se dividieron para otros dos eventos públicos.

El primero fue la conferencia “México en lucha” en la Universidad de Ginebra, organizado por una asociación estudiantil. El encuentro fue muy emotivo. Don Bernabé explicó que antes de esta tragedia ellxs no conocían lo que eran los Derechos Humanos, que en su condición de pobreza económica no tenía los medios para informarse “(…) ya que así le conviene al gobierno. Pero desde que ocurrió esto, los compañeros de los derechos humanos nos han informado y acompañado”.

El segundo evento se realizó en la Casa de las Asociaciones, la conferencia “Las desapariciones forzadas en México: una realidad alarmante” fue una coordinación entre la Organización Mundial Contra la Tortura de Ginebra (OMCT) y las ONG’s mexicanas Tlachinollan, Centro Prodh, IDHEAS, FUUNDEC y CEDEM a la cual asistió Rainer Huhle, relator de la ONU.

La agenda de los padres y madres estuvo repleta de encuentros en Ginebra. Enseguida viajaron a Bruselas, una de las sedes del Parlamento europeo, donde pudieron entrevistarse con las y los parlamentarios de la franja Verde que han apoyado su causa y donde un grupo de personas mexicanas y belgas, solidarias, ya les esperan con los brazos abiertos.

Así concluyeron esta breve gira por Europa. La siguiente está prevista para el primer semestre del año 2015.

@RosanoRo / Video cortesía de Jen Wilton.