50 años de una voz en resistencia: investigación y producción del documental sobre Radio Huaya

Por Maru Arias

Llegué por primera vez a Huayacocotla en noviembre de 2013, quería conocer la tan famosa Radio Huaya y ellos necesitaban alguien que grabara la fiesta a Santa Cecilia de ese año. Me bastaron dos días de música banda constante en la sierra norte de Veracruz, con los ñühüs y el equipo de la radio para saber que quería conocer más de cerca su trabajo.

Algunos meses después, Mónica, quien trabaja en la radio, habló conmigo y me dijo que en la radio había la inquietud de hacer un video que recuperara los 50 años que estaban por cumplir, y como yo tenía interés en ir allá para hacer mi servicio social, ése podría ser mi proyecto. Así fue como a finales de agosto de 2014 me mudé a Huayacocotla, Veracruz, con el propósito de hacer un documental sobre su historia.

Radio Huayacocotla La voz campesina, al igual que Radio Teocelo, son las primeras radios comunitarias que existieron en México. Huaya actualmente es una de las más grandes, pues cuenta con 10 mil watts de potencia, se escucha a través del 105.5 de FM en comunidades de la Sierra y la Huasteca de cinco estados de la República: Veracruz, Hidalgo, Puebla, Querétaro y Tamaulipas, incluso una pequeña parte de San Luis Potosí, y a través de internet, en diversas ciudades del país y de Estados Unidos.

Placa conmemorativa de los 25 años de RH

Placa conmemorativa de los 25 años de RH

Hoy en esta radio se hablan cuatro de los seis idiomas de la región: Ñühü, masapijni, nahuatl y español. Junto con el Comité de Derechos Humanos, Radio Huaya forma parte del proyecto Sierra Norte de Veracruz (SNV) que hace ya 40 años está en manos de Fomento Cultural y Educativo (Fomento), una asociación civil de la Compañía de Jesús.

Cada año hablan a través de sus micrófonos voces nuevas y antiguas, pues su equipo se conforma siempre de locutores indígenas y mestizos, sacerdotes, maestrillos, novicios, prenovicios, universitarios que realizan servicio social y voluntarios de distintas partes del país. Todos ellos hacen las veces de reporteros, locutores, redactores, acompañantes, y participan tanto en el equipo de “radio” como en el de “sierra”, como denominan ambas falanges por el lugar en el que pasan la mayor parte de su tiempo, aunque todos hacen un poco de todo.

Ahí estuve yo, pues, durante casi un año, colaborando en la abuela radio (le dicen la abuela radio por ser una de las más antigua de las radios de su tipo), y haciendo el tan ansiado documental que hablaría sobre su historia, sobre su vida y quienes han sido parte de esta radio de la sociedad civil.

Mis primeros acercamientos a la historia fueron a través de dos personajes fundamentales para el medio hoy en día: Uno, Alfredo Zepeda SJ, sacerdote jesuita que lleva treinta años viviendo y trabajando en Huayacocotla, actualmente es el coordinador del proyecto SNV; dos, Sandra Luz Cruz Fuentes, actual coordinadora de Radio Huayacocotla y que está próxima a cumplir los 10 años de trabajo en la emisora.

Después de entrevistarles, comencé a entender las etapas que había vivido esta radio, y poco a poco elegí y contacté a los personajes que a lo largo del documental comparten la parte de la historia que vivieron o les fue contada.

Así, en poco más de una hora, 50 años de una voz en resistencia narra la historia de la abuela radio al abrir una ventana para quienes son ajenos al gran esfuerzo, dedicación y amor con que esta radio ha sido.

1-2015

El documental muestra cómo Radio Huaya está viva, cómo la voz campesina no es solamente un número en el transmisor de algunos radios, sino compañera fiel de las luchas y resistencias de sus pueblos hermanos.

Este documental fue realizado principalmente para aquellas personas que forman parte de la radio; para quienes hablan y hablaron a través de ella, y para quienes al oírla se sienten acompañados y escuchados a la vez.

Sin duda, este proyecto me deja grandes aprendizajes, tanto en el ámbito profesional como en el personal, pero lo más importante es que a través de él es posible acercarnos a una valiosa experiencia de comunicación y servicio, cuyo trabajo hace visibles las luchas de justicia y dignidad de territorios gravemente aislados en el imaginario gubernamental.

Esta es, justamente, la labor de los productos audiovisuales: conectarnos con mundos y experiencias que nos llenen de esperanza; y que en donde sea que nos encontremos, nos animen a continuar con nuestras propias luchas, al saber que al final de cuentas son de la humanidad entera.

Cronología de Radio Huayacocotla**:

1965-1975

Radio Huaya (RH) es fundada como parte de un proyecto del episcopado mexicano llamado Servicios Radiofónicos de México, y queda a cargo de las Madres Carmelitas Descalzas del Sagrado Corazón de Jesús. Los fundadores principales fueron el Padre Samperio y la Madre Bertha Rivera Vázquez.

La radio en Huayacocotla era la base de más de 130 escuelas radiofónicas (ER) donde se enseñaban conocimientos básicos de español y matemáticas a través de una señal de onda corta con 500 watts de potencia.

*

1975-1990

RH (XEJN –OC) queda en manos de Fomento Cultural y Educativo (FCE), organización de la Compañía de Jesús. Es entonces cuando empieza a funcionar como una radio las comunidades y se crean programas para apoyar al desarrollo de la sierra, así como para difundir la cultura y la educación. Se le nombra Radio Huayacocotla, La Voz Campesina. Se comienzan a celebrar el Festival de la Sierra, invitando a músicos de toda la región y, posteriormente, se utiliza como foro para la denuncia de los problemas de DDHH de la región. Además, con apoyo de la radio se crea la Unidad de Producción Adalberto Tejeda (UP), para que la explotación de la madera en los ejidos de Huayacocotla sea de manera sustentable y equitativa para todos.

1990-2005

A partir del acercamiento con las comunidades otomí, se funda como parte del proyecto Sierra Norte de Veracruz, al que pertenece Radio Huayacocotla, el Comité de Derechos Humanos. En 1994, tras el levantamiento del EZLN, la radio es clausurada por más o menos 3 meses, por “fallas técnicas”, pero el equipo y las comunidades cercanas a RH son asediadas por las autoridades acusando a la radio de transmitir mensajes cifrados y llevar armas a la sierra para fomentar un levantamiento indígena. Las transmisiones supuestamente cifradas eran los primeros programas que se hacían en ñühü (otomí). En 2005 RH recibe el permiso de frecuencia modulada con 10 mil watts de potencia y las siglas XHFCE.

 *

Actualidad

 

**Las fotografías contenidas en este compendio fueron proporcionadas por Raymundo Gómez, Jorge Villalobos, Aurora Velasco y tomadas del archivo fotográfico de RH. Las contenidas en el apartado de “actualidad” fueron tomadas del documental 50 años de una voz en resistencia y por Maru Arias, realizadora del mismo.