Así defienden mexiquenses derecho a la expresión y a la protesta que reprime la Ley Eruviel

Por Federico Gómez  / @FedericoGomezMx

(Ciudad de México, 1 de marzo del 2016).- Desde hace varios sexenios, todos priístas, comunidades del Estado de México como la otomí ñathö de Xochicuautla, campesina de Atenco, nahua de Coyotepec, y más viven a diario amenazas, hostigamiento, debido a los megaproyectos que quieren imponer y ponen en riesgo a sus familias, sus costumbres, su siembra, su habla, sus vidas. Con esta protesta, las comunidades buscan frenar una Ley estatal que legaliza la represión, la Ley Eruviel bautizada por los pueblos, la ley Atenco por los políticos.

El gobernador Eruviel Ávila Villegas llevó al congreso local del Estado de México esta iniciativa de ley que “regula” el uso de la fuerza pública en contra de los manifestantes. El pasado 17 de marzo de 2016, fue aprobada por los diputados locales del PRI, PAN y PRD.

Organizaciones no gubernamentales y centros de derechos humanos acusan al gobierno del Estado de México de violar, en cada conflicto, sistemáticamente los Derechos fundamentales. No sólo eso. Este proyecto legislativo viola los derechos constitucionales de libertad de expresión, manifestación y reunión; razón por la cual la Suprema Corte de Justicia de la Nación analiza la ley y prepara un dictamen.

En dicho documento se deja abierta la posibilidad de que los discursos y expresiones políticas sean consideradas ilegales. No precisa cuándo y bajo qué circunstancias se consideraría que se está alterado el orden público y la paz social. Y lo más grave: autoriza el empleo de armas letales por parte de los cuerpos policíacos en manifestaciones civiles.

Conocida como Ley Eruviel, es la sintetis de las aspiraciones gubernamentales de controlar mediante el uso de la fuerza a la población y contener sus inconformidades. Es una ley propia de dictadores y regímenes autoritarios. Con la “Ley Eruviel” nadie podría expresar su oposición ante la injusticia y abusos de poder, tampoco detener los megapoyectos carreteros, industriales, comerciales o inmobiliarios que pretende construir el gobierno. Quienes se manifiesten y protesten pacíficamente contra los “negocios” y excesos cometidos por el gobernador en el Estado de México pueden ser víctimas de un uso desmedido de la fuerza pública, con el riesgo de ser asesinados con armas de fuego sin que exista en ello un delito. La #LeyEruviel es producto de la ambición de poder y dinero de empresas y gobierno.

@FedericoGomezMx